Nací en Febrero de 1961 al lado del Mediterráneo entre dos municipios colindantes de la capital del Turia.
Estudié bachillerato elemental (lo que ahora se llama E.S.O.) que era el sistema educativo que en aquellos tiempos primaba tanto en las escuelas “públicas” del régimen, como en las privadas (en una de estas últimas estuve yo, aunque no era una academia de élite, sino de barrio obrero). Fui un alumno normalito, sin ningún tipo de motivación por ninguna materia en particular, aunque me gustaba mucho la literatura y la historia. Visto desde este tiempo me arrepiento de no haber aceptado una beca que la propia academia quería concederme para estudiar arte dramático –era un payasete de los buenos– ya que terminé por dedicarme al teatro aunque me debatía entre la profesión de escritor y actor (ganó esta última pero nunca dejé de escribir). Cuando acabé mi periplo obligatorio, aparqué los estudios hasta más adelante –aunque no completamente, ya que era de cajón tener un diplomita de lo que fuera (teneduría de libros en mi caso)-. La adolescencia transcurrió por los derroteros normales de cualquier pipiolo de aquella época, trabajar en alguna empresa de lo que fuera, salir de marcha, comer, dormir, ligar si se podía, y eso sí leer todo lo que caía en mis manos –entonces no había internet, ni canales mil de tv como ahora-. Y cuando alcancé la mayoría de edad (21 años), pues a cumplir con la patria como todo hijo de vecino. Casi dos años de mi vida que fueron decisivos para tomar el camino que desde siempre, aunque no me hubiera dado cuenta, tenía marcado. Tras mi “trabajo” como soldadesca, descubrí a la vuelta que lo que había dejado atrás esos dos años, ya no iba conmigo, así que tomé la decisión. A la par que trabajaba, estudié arte dramático, solfeo, música, ballet, dirección escénica, etc. Todo lo necesario para emprender el camino de las tablas y convertirme en un cómico, además de formarme “universitariamente” en otra disciplina que necesitaba para especializarme en mi “currito”: trabajo social. No llegué a terminarla.

Anuncios